Más allá de los riesgos y del agravamiento que la contaminación atmosférica tiene sobre las enfermedades respiratorias, los científicos han comprobado ahora que la contaminación por partículas del aire está directamente relacionada a largo plazo con la hipertensión arterial.

Ver noticia completa – www.efe.com

Artículo relacionado en www.nature.com