Un estudio reciente examina la relación entre el lugar donde viven las personas y el riesgo de desarrollar hipertensión y síndrome metabólico. Los autores concluyen que la ubicación y el tipo de hogar podrían jugar un papel importante.

Ver noticia completa – www.medicalnewstoday.com