El Dr. Carlos Fardela, Investigador del Departamento de Endocrinología de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica, asociado de la Sociedad Chilena de Hipertensión (SChH) e investigador principal del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII), descubrió que el 10% de los pacientes hipertensos presentan una alteración específica que puede ser tratada con medicamentos. La alteración es hereditaria y está relacionada al cortisol, hormona asociada a condiciones de estrés, pero no así con hipertensión. No obstante, el Dr. Fardella encontró una falla en la regulación esta hormona a nivel renal que provoca la reabsorción de sal y con esto, un aumento en el volumen sanguíneo y aumento de la presión arterial. Esta condición es fácilmente detectable y el investigador desarrolló una prueba para su diagnóstico utilizando tan sólo una gota de sangre.

Fuente: www.lun.com