Con el objetivo de evaluar cómo la presión arterial impacta la salud mental a través del tiempo, investigadores estudiaron a 8639 personas (32.5% eran mujeres) desde el año 1985, donde los participantes tenían un rango de edad entre 33-55 años.

Para el 2017, 385 participantes habían desarrollado una forma de demencia, la cual se desarrolla en promedio a una edad de 75 años. Al analizar el historial clínico del grupo de participantes, los investigadores encontraron que aquellos que presentaban una presión sistólica igual o mayor a130 mmHg, al alcanzar los 50 años presentaban un 45% más de riesgo de desarrollar demencia en comparación con los participantes de la misma edad, pero con menor presión sistólica. Esto no ocurría en edades de 60-70 años.

Los investigadores concluyeron que el factor que determina en el impacto sobre la salud mental debido a la hipertensión se debe al tiempo en que se está expuesto al riesgo, observándose un aumento en el riesgo de desarrollo de demencia a una edad de 50 años, pero no así en 60 y 70 años.

Fuente: www.medicalnewstoday.com