A partir de ahora, en Estados Unidos el tratamiento farmacológico para tratar la hipertensión deberá prescribirse para adultos sanos sobre los 60 años de edad, en caso de que presente persistentemente una presión arterial sistólica igual o mayor a 150 mmHg. Esta medida busca reducir el riesgo de muerte, eventos cardiacos o accidentes cardiovasculares.

Fuente: www.medicalnewstoday.com