Investigadores de la Universidad de São Paulo evaluaron el efecto conjunto del uso de música y de medicamentos para la hipertensión. Pasado una hora luego de que los pacientes medicados escucharan música instrumental, el ritmo cardiaco bajó significativamente en comparación con los pacientes medicados que no lo hicieron.

Ver nota completa